Loading...
+

    Los datos personales solicitados a través de este formulario son los mínimos necesarios para tender su solicitud...

    Los datos personales solicitados a través de este formulario son los mínimos necesarios para tender su solicitud y serán tratados por JUNTA DE COMPENSACION UZP 2.03 DESARROLLO DEL ESTE LOS AHIJONES CIF/NIF V84817659 domicilio en C/ GUZMAN EL BUENO 133 EDIFICIO GERMANIA 9ª PLANTA, MADRID (MADRID), 28003 de acuerdo a lo establecido en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD con la finalidad de poder atender cualquier consulta que realice desde este formulario. Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal. Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico RECEPCION@BAZIGLESIASYDIEZ.COM. Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional.

    He leído y acepto la Política de privacidad

    El urbanismo moderno en 3 claves

    El adjetivo calificativo moderno o moderna tiene una connotación positiva en cualquier ámbito y al margen de la palabra a la que acompañe. Al escuchar esta palabra, ya se sobreentiende que se está escuchando algo eficaz o bonito por lo general. No obstante, para el caso que nos atañe conviene hacer hincapié en un término que, valga la redundancia, incluye esta palabra: urbanismo moderno. A lo largo de las próximas líneas de la entrada que acaba de comenzar, se va a desgranar su significado y todo lo que implica, lo que es lo mismo: una serie de 3 claves para entenderlo.

    1- ¿Qué es el urbanismo moderno?

    1- ¿Qué es el urbanismo moderno?

    El urbanismo moderno es un conjunto de ideas y concepciones que tiene, como objetivo, rediseñar las ciudades de manera que satisfagan las necesidades de la población. Eso sí, aquí no acaba la cosa porque tiene cierta historia detrás.

    Y es que aparece en nuestras vidas a raíz del Modernismo europeo, movimiento artístico que tuvo especial éxito entre los años 1910 y 1930 y que se plasmó en la arquitectura, en el aspecto urbanístico y en diversas facetas de la vida social. Las necesidades de las que emana eran la búsqueda de una forma nueva, eficiente y económica de elaborar las casas en masa para, posteriormente, desplegarlas en las ciudades.

    1- ¿Qué es el urbanismo moderno?

    2- ¿Qué principios vertebran el urbanismo moderno?

    Un gran número de expertos coinciden en una serie de normas y principios que consideran esenciales para que confluya el diseño urbano con lo que verdaderamente necesita la población:

    • Funcionalidad: los inmuebles han de servir como espacios que ofrecen refugio, que cuidan la salud y fomentan el desarrollo personal y familiar.
    • Integración: los edificios y demás construcciones están interrelacionados como parte de un complejo urbano que son, de forma que permita a los ciudadanos desarrollarse de manera equitativa.
    • Vanguardia: la estética ha de cuidarse en el diseño de los inmuebles, sin que por ello se vea afectada la funcionalidad, por lo que deben aunar un aspecto atractivo con eficiencia.

    3- ¿Qué se necesita para darle forma al urbanismo moderno?

    Entre otros más, algunos tips que se recomiendan para sacarle partido al urbanismo urbano son:

    • Recogida y análisis de información sobre la ciudad a la que se va a aplicar, así como de su población.
    • Estudiar las necesidades en lo que se refiere a servicios sociales y su disponibilidad.
    • Desarrollar, evaluar, coordinar y administrar programas y horarios que cubran esos servicios mencionados.
    • Programas de desarrollo económico y de vivienda que vengan acompañados de medidas financieras. Ambas cosas deben de aplicarse y fomentar, de esta manera, la creación de asociaciones públicas y privadas.
    • Sacar partido a la acción política y a la involucración de los ciudadanos para promocionar y apoyar los programas de desarrollo.
    • Elaboración de un plan global que se revise periódicamente para velar por su cumplimiento, el cual se acompaña de unos documentos legales que fijan los criterios de empleo del terreno y la calidad de construcción.